¿Sentarse en W es tan malo?

¿Qué es sentarse en W? ¿Por qué se sienta así? ¿De verdad está cómodo? ¿Lo corrijo o lo dejo? ¿Tendrá consecuencias?

¿Qué es sentarse en W?

Estar sentado en W o W-sitting es cuando te sientas sobre los isquiones (huesos del culo) pero con las caderas en rotación interna y las rodillas dobladas. Es decir, como si estuvieses de rodillas pero separando los pies para dejar el culo en el suelo (ver foto de arriba).

¿Por qué se sientan así?

Dibujo de la articulación de la cadera en vista frontal.

Existe en todos los bebés una anteversión femoral aumentada: el cuello del fémur se orienta respecto a la pelvis con una inclinación más pronunciada de lo normal. Esta anteversión aumentada les da más rango articular en rotación interna que en externa.

Así, sentarse en W es consecuencia de la disposición de la cabeza femoral. No pueden coger esa postura porque la practiquen es que la cogen porque pueden.

Con el paso del tiempo cambia la anteversión y llega a la posición «normal».

Dibujo que compara la posición normal de la cadera con la anteversión femoral, que permite sentarse en W
La anteversión femoral hace que el pie quede mirando hacia adentro en lugar de hacia adelante cuando la cadera está en posición neutra y esto hace que la capacidad de rotación interna de la cadera sea mayor.

¿Cómo cambia esta anteversión femoral?

Al ponerse de pie e iniciar la marcha se inicia un período de rectificación rápida de esa anteversión femoral que va, aproximadamente, hasta los 6 años, sigue modificándose lentamente en la segunda infancia y tiene otro período rápido entre los 11 y los 13.

Si la posición de la cabeza del fémur no se corrige puede dar lugar a que sean adultos que meten los pies y/o rodillas hacia dentro.

Es una modificación que se produce de manera natural, con el paso del tiempo y el crecimiento del peque, y hace que cada vez les resulte mas incómoda la posición en W y prefieran la de indio.

Niña sentada en W pequeña y con dificultad.
Ella, con 7 años, ya no está cómoda en W

Hay niños y, sobre todo, niñas, en que esa anteversión es más llamativa o que tienen una mayor elasticidad muscular y ligamentos y eso les permite sentarse en W estando cómodos durante más tiempo.

Entonces… ¿Es tan malo sentarse en W?

Sentarse en W es normal.

Les da una base de sustentación más amplia cuando empiezan a sentarse (ellos, no a sentarlos nosotros), lo que les permite manipular objetos sin caerse y enderezar el tronco antes de conseguir ponerse en pie.

Si son niños con un desarrollo normal, sin condiciones que afecten a su desarrollo neurológico o musculoesquelético, y pasan la mayor parte del tiempo en movimiento, sin estar sujetos en tronas, cochecitos y similares y sin un constante «estate quieto», permanecen poco tiempo en cada postura.

Y la única mala postura es la que dura.

¿Qué dice la ciencia?

Los estudios mas recientes dicen que NO hay evidencias de que sentarse en W aumente el riesgo de displasia de cadera, luxaciones, contracturas o déficits funcionales. Por lo tanto, no hay motivo para limitar esta postura en niños sin alteraciones.

Puedes encontrar esta información aquí:

Pero leí que…

Sí, probablemente has leído que:

  • hay que corregirlos,
  • no han de estar demasiado tiempo así,
  • tus piernas están así por sentarte en W de pequeña,
  • tendrán problemas de desarrollo

Bien, pues…

  • No es coherente corregir algo normal. A un bebé que anda con las rodillas separadas no se le corrige porque no hay nada a corregir, evoluciona con la maduración del pequeño.
  • No hay pruebas que indiquen que conlleva problemas de desarrollo en niños sanos, como comentaba en el apartado anterior.
  • Nunca indican cuánto es «demasiado tiempo», así que queda el peso en los hombros de quien está a cargo de la criatura decidir si está mucho o poco rato. Si puede moverse con libertad (dentro de los límites de la seguridad) la mayor parte del día, nunca están mucho rato en ninguna postura.
  • ¿Tus piernas son así porque te sentabas en W? Mas bien al revés, podías sentarte en W porque tus piernas eran, y quizás son, como las mías, así.

¿Y en niños con alteraciones?

Sí es posible que en niños que no pueden desarrollar su motricidad al ritmo esperado, por ejemplo, que no podrán andar antes de los 2 años por sus condiciones particulares, aumente el riesgo de contracturas; o que haya mayor riesgo de luxación si existe una displasia de cadera.

¿Por qué?

Porque su desarrollo no será «normal» (normal como el esperado en niños sin condiciones específicas). Ellos sí pasarán mucho tiempo en cada postura porque suele costarles salir de ellas y son limitadas las que pueden adoptar. Y, además, el hecho de gatear – ponerse de pie – andar contribuye al desarrollo de fuerzas que inciden en la osificación y en el desarrollo ligamentoso y articular.

¿Cómo les ayudamos a adoptar otras posturas a estos peques que sí lo necesitan?

  • Ayudamos a sacar piernas adelante cuando se ponga en W.
  • Si queda con la espalda arqueada, ponemos una cuña (cojín triangular) con los glúteos en la parte que necesite, más alta o baja, para mantener la estabilidad y tener las manos libres.
  • Cuando cae hacia atrás a pesar de la cuña puede usarse un respaldo.
  • Si se tambalea hacia los lados, piernas abiertas, tanto como sea necesario.
  • Observarlos y facilitar la libre exploración siguiendo sus intereses y con la mínima intervención posible, como si fuésemos invisibles.
  • Ayudarle lo mínimo imprescindible para cambiar la postura para favorecer su movimiento libre, control motor y desarrollo tanto físico como cognitivo.
  • Valorar, junto con los sanitarios que lo atiendan (neurología, fisioterapia, pediatría, traumatología…) el uso de ayudas técnicas que favorezcan su independencia y desarrollo musculoesquelético. Estas ayudas pueden ser sedestadores (para sentarse), bipedestadores (para estar de pie) o caminadores (para andar).
  • Atenderlos y hacerles caso cuando piden un cambio de postura.
  • Vigilar los puntos de presión (donde apoya). Si se enrojece mucho o dura mucho rato el enrojecimiento es que ha estado demasiado rato en ese apoyo y hay que aumentar los cambios.

Conclusión

Si no precisa tratamiento por sus condiciones particulares, no lo entrenes, dale libertad (y seguridad) y el desarrollo de la motricidad guiado por el del sistema nervioso central irán poniendo las cosas en su sitio.

2 respuestas a «¿Sentarse en W es tan malo?»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ver más

  • Responsable: Marina Coll Fornés.
  • Finalidad:  Moderar los comentarios.
  • Legitimación:  Por consentimiento del interesado.
  • Destinatarios y encargados de tratamiento:  No se ceden o comunican datos a terceros para prestar este servicio. El Titular ha contratado los servicios de alojamiento web a Don Dominio (https://www.dondominio.com/legal/55/politica-de-privacidad/) que actúa como encargado de tratamiento.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional: Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Configurar y más información
Privacidad
A %d blogueros les gusta esto: