8 de marzo Día Internacional de la Mujer (2017)

Aprovecho este post para hacer oficial mi intención de retomar las publicaciones después del parón de final de embarazo – parto – postparto, que se me ha alargado más de lo que pretendía 😅 Viendo que se acercaba esta fecha, tenía que ser hoy que retomara el blog, es el día de la que escribe, Día Internacional de la Mujer, anteriormente de la Mujer Trabajadora. En esta página de las Naciones Unidas encontrarás la cronología del Día de la Mujer.

Soy mujer y, como todas, trabajo. Trabajo porque estoy viva, porque tengo una casa, una familia con la que convivo (pareja, hijos y mascotas) y una con la que no convivo a diario (madre, suegra, hermanas/os, cuñadas/os…). Tengo un blog que también lleva sus horas y esfuerzos, una profesión (fisioterapeuta) y proyectos a decenas. Como cualquier ser humano.

A pesar de ser un humano más, las condiciones en las que vivo no son las mismas que las de mis compañeros de especie, los hombres, pues históricamente a las mujeres les ha tocado ser consideradas menos: menos válidas, menos fuertes, menos inteligentes, menos hábiles, menosmenosmenos y de ahí surgió el feminismo. Un feminismo que también es mal entendido muchas veces por creer que defiende la supremacía de la mujer y otras muchas por considerar las decisiones de una mujer como antifeministas. No avanzaremos hasta que no nos respetemos todos como personas, independientemente de ser hombre o mujer. Ahí es donde creo que fallamos y donde me indigno, y ahora que estoy en momento madre, lo que viene es lo que más me cabrea.

Dar pecho no es feminista

Hay quien cree que dar pecho es anti feminista porque te ata a un bebé, te obliga a estar ahí y a que usen tu cuerpo.

Pero no, no te ata a un bebé caprichoso, “te atas” tú solita al decidir tener ese bebé. Además, si tienes pareja, también “se ata” y si ese otro progenitor no cambia su vida por el recién llegado, teniendo que cargar quien da el pecho con todo, no está bien, no es justo… Dar teta es un rato, es alimentar de la mejor manera existente a tu bebé. El resto del tiempo y de cosas por hacer no tienes por qué cargarlas tú.

Tu cuerpo sigue siendo tuyo, igual que cuando mantienes relaciones sexuales o cuando das un abrazo, siempre eres dueña de tu cuerpo y decides sí o no, ahora o luego.

No incorporarte al mercado laboral no es feminista

¿Si es una mujer la que se queda a cuidar a sus hijos, resulta que es machista, pero si es un hombre es una familia muy progre? ¿En serio? ¿No podemos decidir libremente?¿Hay una opción correcta y una incorrecta cuando ambos progenitores son igual de responsables? Si son dos mujeres, ¿la única manera de hacerlo bien es mandando al peque a la escuela infantil?

En parejas heterosexuales frecuentemente se queda ella, sí. Normal, si es la que probablemente tenga peores condiciones laborales: si cobramos menos por el mismo trabajo y tenemos más temporalidad y estacionalidad en los trabajos, ¿cómo vamos a mantener una familia con un sueldo pequeño o sin saber si vas a seguir trabajando el mes que viene? ¿Cómo vamos a seguir aceptando contratos que pueden suponer cambios cada mes, o dos semanas, en sueldo y horario? ¿Cómo me incorporo yo dejando a un bebé de un mes cuyo mundo conocido es, básicamente, el cuerpo de su madre? Esto último no es machista, es que se gestó en mi vientre, es biología.

Además, cambiar la obligación de estar en casa por la obligación de ir a trabajar no es liberación, es que cambiaron las prioridades a nivel estatal y así nos han educado. Liberación es poder decidir.

Salir sin el bebé es de mala madre y poco feminista si es con tu pareja

Existe el otro extremo: salir sin tu bebé a la calle está mal y tenemos derecho a juzgarte como mala madre por ello.

Dejar a tu bebé por irte a cenar con tu pareja masculina es machista porque le prestas más atención a un hombre que a tu cría.

¿En serio? Menos juicios y más libertad de decisión. Puedes compartir o no las decisiones tomadas por esa mujer, pero si no te ha preguntado, la opinión puede quedar en tu mente, donde no hace daño a nadie. Y si necesitas o quieres ir a cenar con tu pareja, sea hombre o mujer, y mientras no dejes al bebé en malas condiciones, haz lo que sientas (esto último es por el drama en RRSS que se dio cuando la cantante Soraya fue a cenar con su pareja y sin su hija recién nacida en 2017, cuando escribí este post).

Defender que hay mejores opciones de crianza no es feminista porque supone atacar a otras

Decir que es más seguro ir a contramarcha, que es mejor la teta que el bibe, que las galletas no son buenas en la alimentación, que no hay cachetes a tiempo útiles, que los andadores y saltadores deberían evitarse… Si se basa en ciencia e información actual, mientras se diga una sola vez, solo si te preguntan o si viene a cuento y sin insultar a nadie, no es una falta de respeto ni difamación entre madres, es compartir información valiosa.

Los hombres… ¿pueden ser feministas?

Decir que un hombre no puede hablar sobre feminismo es decir que un ser humano no puede hablar sobre igualdad. No me parece muy normal…

Los hombre de hoy también educan a los hombres y mujeres del mañana y son los compañeros de las mujeres de hoy (no en sentido romántico, son compañeros de trabajo, de cenas, de fiestas, de calle…) No te calles ante el machismo, no lo difundas, no lo justifiques. Hombres y mujeres somos, antes que nada, personas y eso nos iguala.

Posicionarnos, apoyar y educar en la igualdad es lo que deberíamos hacer siempre.

El 8 de marzo, Día de la Mujer, y yo

Ha quedado un post un poco denso, largo y quizás poco atractivo porque no hay fotos. Muero un poquito de sueño y lo he escrito a trozos entre la tablet, el ordenador y el móvil con un niño de mes y medio enganchado a una teta y una niña de poco más de 2 años contándome y enseñándome cosas.

Sí, soy mujer que da teta, que cría 24 horas, que se encarga de llevar la casa porque la otra parte del equipo está trabajando más de 12 horas al día. Lo decidimos así los dos, como pareja, como equipo, por considerar que es lo mejor para nosotros.

Soy una mujer con un trabajo importante, como todas, como todos. Y vosotras, ¿os sentís orgullosas con lo que hacéis? ¿lo habéis escogido? ¿Queréis y podéis cambiarlo? Pues adelante, que nada os pare. Hasta el próximo post, más ligerito y alegre. Besines!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos

  • Responsable Marina Coll Fornés
  • Finalidad Moderar los comentarios.
  • Destinatarios Tu consentimiento.
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional Puede consultar la información detallada en http://www.tallatambcor.com/aviso-legal/.