Tratamiento del cólico del lactante según la fisiomami

Cara de bebé contraiga por el llanto

Respuesta corta

El tratamiento del cólico del lactante que es efectivo en el 100% de los casos es el paso del tiempo.

Sigue las recomendaciones de su pediatra, pues en un número limitado de casos, mejoran con determinadas intervenciones, pero la única solución real a los cólicos del lactante es el paso del tiempo.

Respuesta larga

Continuar leyendo “Tratamiento del cólico del lactante según la fisiomami”

Corresponsabilidad y “si lo hago no quiero crítica”

Sofá al fondo con las fundas mal puestas, mesa de centro y suelo lleno de juguetes. Si no hay corresponsabilidad, se dificultan las tareas

Hoy no pensaba publicar sobre este tema, peeeero esta mañana, en el podcast de Buenos días Madresfera, se ha hablado de corresponsabilidad y carga mental y, a raíz de lo dicho en el podcast y en el chat de Spreaker sobre el tema, he estado pensando en esos casos en que hacemos algo con buenísima intención y terminamos con una crítica que duele… Continuar leyendo “Corresponsabilidad y “si lo hago no quiero crítica””

Zapatos, ¿qué le pongo a un bebé?

Pies descalzos de bebé de 2 años

Cuando tenemos un bebé solemos tener bastante claro que necesitaremos bodis y pañales pero con los pies no sabemos muy bien qué hacer… Están los pijamas y pantalones con pies tapados, hasta ahí bien, pero ¿calcetines? ¿zapatos? ¿si nace en verano? ¿al ponerlo en el suelo? ¿y cuando empiece a andar? Hay una oferta tan variada y tantas opiniones… Continuar leyendo “Zapatos, ¿qué le pongo a un bebé?”

De la cuna al conteo

Aprender los números es como aprender las letras, como padres nos llena de orgullo ver a nuestros pequeñuelos adquirir estos conocimientos, tan importantes para el día a día y básicos para su paso exitoso por primaria y secundaria. Así, cuando recitan del 1 al 10 por primera vez, nos parece la niña más lista y más bonita del mundo (y somos objetivos, somos sus padres…) ¿Con qué edad empezó a contar el tuyo? ¿Y a reconocer números? ¿18 meses? ¿2 años? ¿O más adelante?

Muchos peques reconocen algunos números escritos antes de empezar a hablar, puedes preguntarles “¿Dónde está el 1?” y te lo señalan, aunque también puede que te señalen un palo en lugar del 1. También los hay que con 18-24 meses “cuentan” hasta 10. Eso sí, no les digas dame 8 mandarinas, porque no saben, pero de 1 a 10, de carrerilla… ¿Por qué pasa esto? No es que se confunda, somos nosotros que confundimos su momento evolutivo con otro que todavía no ha llegado, así que vamos por partes. Continuar leyendo “De la cuna al conteo”

Enfermedades raras, ¿qué es eso?

Hoy, 28 de febrero es, desde hace 10 años, el Día Mundial de las Enfermedades Raras. Puede parecer un post que se aleja de la temática del blog, pero teniendo en cuenta que casi la mitad aparecen en la infancia y que afecta tanto al desarrollo del niño como a su unidad familiar, además de que soy fisioterapeuta de profesión, no se aleja tanto.

Las enfermedades raras son un conjunto de patologías muy diversas (entre 6000 y 7000 actualmente) que tienen en común que cada una de ellas afecta a pocos habitantes (1 de cada 2000 en Europa), son genéticas en el 80% de los casos, crónicas, comprometen el desarrollo de habilidades en distintos aspectos (sentidos, memoria, aprendizaje, motricidad…) y, incluso, llegan a comprometer la vida de quien las padece en casi la mitad de los casos.
El hecho de que haya pocos afectados por cada una de estas enfermedades hace que se destinen pocos recursos (o ninguno) para su investigación y esto conlleva desconocimiento, ausencia de tratamientos con el objetivo de curar, inseguridad… Incluso en el caso de los profesionales de la salud, ante algunas de estas enfermedades pueden necesitar contactar con especialistas (si los hay) para saber qué camino tomar.
Como puedes imaginar, que diagnostiquen a tu hijo una de estas enfermedades poco frecuentes, generalmente después de meses o años de prueba en prueba, es algo que nadie quiere. No lo quieres porque cuando te dicen el nombre, a pesar de sentir alivio porque ya sabes qué le pasa, también llegan los interrogantes: ¿Y ahora qué? ¿Aprenderá esto o aquello? ¿Hasta cuándo estará con nosotros? ¿Nos necesitará cada vez menos o cada vez más? ¿Y si falto yo, qué será de él? Es un camino muy duro y que nadie desea transitar, pero cuando te toca… qué remedio, solo podemos seguir caminando…
Para acompañar a las familias, y desde las mismas familias en la mayoría de los casos, se han creado diversas asociaciones que suelen recaudar fondos para la investigación, crucial para la prevención, diagnóstico y tratamiento de estas patologías. Algunas asociaciones que conozco (hay muchísimas más) son:

  • Duchenne Parent Project España. Es una asociación contra la distrofia muscular de Duchenne y Becker. En ambas enfermedades se van dañando progresivamente los músculos, que van perdiendo su función de manera progresiva, de una manera más lenta en el caso de la de Becker. En el caso de Duchenne, entre los 2 y los 7 años se diagnostica, sobre los 12 años necesitan silla de ruedas y la expectativa de vida está sobre los 30 años, pero con grandes dificultades que incluyen dependencia total de un cuidador e, incluso, problemas cardíacos (es un músculo) y ventilación mecánica.
  • Asociación piel de mariposa DEBRA. Acoge a los afectados de epidermolisis bullosa, más conocida como piel de mariposa, que provoca una extrema fragilidad de la piel, rompiéndose ésta con formación de ampollas a distintos niveles: superficial, medio o profundo. En el caso de la afectación profunda la cicatrización de las heridas origina retracciones articulares que dificultan el movimiento y pueden aparecer ampollas también en las mucosas (boca y aparato digestivo, vías respiratorias, tracto urinario, córnea e interior de los párpados).
  • FEDER (Federación Española de Enfermedades Raras). Ofrecen información y orientación a personas con diagnóstico (o sospecha del mismo) y en su web explican que su misión es unir “a toda la comunidad de familias con ER en España, haciendo visibles sus necesidades comunes y proponiendo soluciones para mejorar su calidad de vida, representando sus intereses, defendiendo sus derechos y promoviendo mejoras concretas para lograr su plena inclusión social”. Su lema para este año es “Construyamos HOY para el MAÑANA” y recaudan fondos en este link para destinar a investigación. Por poco que puedas donar, todo suma.
  • Orphanet. Creada en 1997 por expertos en enfermedades raras y una abogada para establecer un registro gratuito de enfermedades raras y medicamentos huérfanos (aquellos que se conocen pero no se producen por no ser rentables). En el año 2000 crearon el portal online, en el que se pueden encontrar los siguientes apartados: inventario de enfermedades raras y de medicamentos huérfanos; directorios de asociaciones de pacientes, de profesionales e instituciones, de centros y consultas de expertos, de laboratorios clínicos que ofrecen pruebas diagnósticas y de proyectos, ensayos clínicos, registros y biobancos activos; además de una colección de informes temáticos.

Así, aunque sea poco frecuente que conozcas a una persona con Distrofia Muscular de Duchenne, es muy probable que conozcas a alguien con una de las 7000 enfermedades poco frecuentes. Y es más que probable que te encuentres con algún stand que pide dinero o vende productos para recaudar fondos para la investigación. A veces desconfiamos, hay tantos casos de personas que se hacen pasar por familiares de enfermos y han estado robando, que una desconfía… Para salir de dudas, puedes consultar tanto en FEDER como en Orphanet si la asociación en cuestión es real, pero no dejemos de ayudar, son nuestros vecinos, familiares, amigos… y hasta te puede tocar a ti o a tus hijos.
Aporta tu granito de arena para mejorar su calidad de vida y para que, en un futuro, puedan prevenirse, tratarse y acelerar el diagnóstico.
Raras pero no invisibles.

Montessori sí es…

Ambiente preparado, herramientas adaptadas y actividades
forman parte de la filosofía Montessori

La semana pasada publiqué un texto que gustó bastante sobre algunas cosas que se leen sobre el método Montessori y que no son ciertas. A petición de algunas de las personas que os gustó el post, y tras haber hecho encuesta en Twitter e Instagram sobre si publicaba algunos puntos que sí forman parte de Montessori, escribo este post.

Antes de que empieces a leer, ten en cuenta que no soy Guía Montessori, en este aspecto “solo” soy mamá que cría y enseña en casa, y lee mucho, muchísimo. Lo que expongo aquí son mis conclusiones y agradezco cualquier puntualización y comentario sobre ellas. Dicho esto, allá voy…

Un método basado en la ciencia

Maria Montessori estudió medicina, aunque por su condición de mujer sólo pudo acceder a la asistencia de pequeños con algún tipo de patología que eran considerados “no aptos” para vivir y aprender como los niños normotípicos y, a partir de la observación del comportamiento de estos niños y de sus intereses, fue modificando el ambiente y observando su respuesta. Así, descubrió que eran capaces de aprender, que eran capaces de ser más autónomos de lo que les dejaban, y, al aplicarlo a niños considerados “normales”, se vio la misma respuesta. Esto es un estudio científico observacional: se observa y se describe, y además se incluye una modificación en el ambiente y se repite el proceso.
Los estudios observacionales son la base de la evidencia científica, es cierto que son los menos fiables, pero son los primeros en aparecer al querer estudiar algo, pues describen cómo está funcionando algo y, si se introducen cambios, las reacciones a los mismos.
Con el paso de los años, gran parte de las observaciones de Maria Montessori se han visto confirmadas por estudios con mayor nivel de evidencia. Algunos ejemplos son: la importancia de la exploración táctil, el periodo en el que se aprende el lenguaje, el deseo innato de aprender, la capacidad de aprendizaje mediante la observación, la mejor adquisición de conocimientos mediante la manipulación…

Un método para todos

Como he comentado en el apartado anterior, y también lo hice en el post de la semana pasada, Montessori no es…,   esta pedagogía surgió en la Italia de la primera mitad del siglo XX, inmersa en una crisis económica, en un centro para niños con discapacidad, y fue creado por una mujer que, además, no había querido estudiar para maestra, sino que se empecinó en ser médico. Y, como último punto que respalda que es un método para todos, Maria Montessori no quiso registrarlo o patentarlo porque quería que fuese un método para todo el mundo, para mejorar la humanidad a partir de un cambio en la educación, criando niños en base al respeto para conseguir adultos felices que trabajasen por la paz.

Respetuoso con los niños

En todas sus facetas, se les respeta:

  • Como personas completas: no son futuros adultos, son lo que son hoy.
  • Como exploradores y aprendices: facilitándoles un entorno en el que cubrir esas necesidades.
  • Como deseosos de autonomía: permitiéndolos todos los “yo solito” que piden, aunque suponga poner medidas de seguridad o trabajo extra para el adulto.
  • Como imitadores: se les enseña con el ejemplo, lo que yo hago es lo que espero que hagas tú, el adulto modela el comportamiento (modela = es modelo).
  • Sus tiempos: se respeta el tiempo interno de los pequeños. Todos aprendemos a andar, pero cada uno en nuestro momento, y en el resto de aprendizajes, igual, se sigue al niño.
  • Su trabajo: se pone en valor el esfuerzo y el trabajo realizado, poniendo el foco en la tarea, no en el resultado final.

Aplicable por todos

No menosprecio el trabajo de las guías ni de sus ayudantes, ni la formación que reciben. En este apartado me refiero a que la filosofía Montessori podría considerarse casi una filosofía de vida, aunque me suene un poco pedante la expresión, porque es aplicable en todas las actividades del niño: en el dormir, el comer, el lavarse la cara (aquí un post de Papá Montessori sobre ello), la educación emocional, el aprendizaje de normas de convivencia (enlaza muy bien con la disciplina positiva)…
Para llevarlo a la práctica en un aula es necesaria formación específica, por supuestísimo, pero para hacerlo en casa, lo que necesitamos es convertirnos en adultos preparados y esto puede ser, simplemente, mediante ensayo-error y leyendo mucho, sobretodo al principio, y siendo crítico, porque si leemos la fuente original, es decir, a Maria Montessori, hay aspectos que se han actualizado con el avance del conocimiento científico. Un ejemplo de esto último es el control de esfínteres: Montessori consideraba clave los 18 meses, y hoy sabemos que un peque con 3-4 años puede no controlar y entra en la normalidad.

Útil con cualquier niño

Es más sencillo cuando empiezan desde pequeños, porque la norma para ellos es la autoresponsabilidad, pero si lo has conocido con los peques más mayores y quieres ponerlo en práctica, a por ello, se adaptarán porque en todos está el deseo de mejorar.
Y en cuanto a niños con necesidades educativas especiales, además de que nació con ellos, al ser un método que se adapta al peque, también es perfectamente aplicable.

Aprender mejor

Nunca aprenderán más de lo que pueden, ni con ésta, ni con ninguna otra metodología, pero tú, como todos, cuando trabajas en lo que te gusta, trabajas mejor, porque vas a trabajar feliz, porque disfrutas con lo que haces, es probable que al llegar a casa le expliques anécdotas a tu familia sobre el trabajo… Los niños igual, si aprenden aquello para lo que están preparados, que les gusta y, además, de una manera que entienden mejor, dedicándole el tiempo que necesitan a cada actividad, ¿cómo no van a ser más felices y a aprender mejor?.

Un método con normas

Tanto para los adultos, como para los niños, o para considerar una actividad o un material de inspiración Montessori.Todos deben respetar material, instalaciones y compañeros.Los adultos deben respetar el ritmo de cada niño (sigue al niño), observarles, permitir que se equivoquen, intervenir lo mínimo (cualquier ayuda innecesaria es un obstáculo al desarrollo), y ayudarles a pensar sin culpar (aquí enlaza otra vez con la disciplina positiva, “¿Qué hacemos al terminar una actividad?”, “¿Ese material estaba así cuando lo cogiste?”, “Veo que se ha quedado encendida la luz del baño”, etc)Los pequeños deben respetar el material (una vez terminada la actividad se recoge, se usa para aprender), a ellos mismos (han de decidir qué hacer y responsabilizarse de sus actos), y a los compañeros (si alguien trabaja no se le interrumpe, se ayuda, se colabora).Y por último, para que un material o una actividad sea considerada de inspiración Montessori, debe cumplir lo siguiente:
  • Ser dirigida por el niño. El adulto presenta la actividad y luego el niño ha de ser capaz de reproducirla sin ayuda. Hay que tener en cuenta que las actividades empiezan al coger el material y terminan al recogerlo, así que lo ideal es que el niño sea capaz de hacer todos estos pasos sin ayuda.
  • Aislar la dificultad. Los conceptos se trabajan de uno en uno para que quede fijado el aprendizaje y para evitar confusiones. Por ejemplo, si es una actividad sobre clasificación por tamaño, lo ideal es que todos los elementos tengan la misma forma, porque si no se confunden los conceptos forma y tamaño.
  • Con control de error. Puesto que el niño debe ser capaz de hacerlo solo, también ha de ser capaz de ver si se ha equivocado, así que para el ejemplo anterior, sobre la clasificación por tamaños, va bien que sea un encajable, o que estén las piezas dibujadas y así las siluetas indicarían si se ha equivocado en alguno.
Y hasta aquí mi aportación a lo que sí es Montessori. Si lees los dos post (lo que no es y lo que sí es) creo que puedes hacerte una idea general que te ayude a decidir si quieres profundizar más en esta manera de enseñar y criar. Y, como he dicho al principio, agradezco todas las aportaciones que queráis hacer en comentarios.
Un abrazo y hasta el próximo post.