Reseña: Montessori from the start. The child at home, from Birth to Age Three

Después de mucho pensarlo, he decidido publicar una opinión sobre este libro a pesar de haber dejado las últimas 85 páginas sin leer porque, desde mi punto de vista, así como va avanzando la lectura, tiene un planteamiento poco respetuoso, pero eso lo dejamos para el final de la reseña.
Las autoras son madre e hija, Paula Polk Lillard y Lynn Lillard Jensen, ambas guías Montessori y cofundadoras de un centro con esta filosofía en Illinois. Además, Paula es autora de otros libros relacionados con la pedagogía Montessori.
El cuerpo del libro son los siguientes diez capítulos:
  1. La realización del ser humano.
  2. Dando la bienvenida al recién nacido.
  3. Descubriendo el mundo.
  4. La mano y el cerebro.
  5. Gateando a la coordinación.
  6. Vida práctica.
  7. Cuidado personal.
  8. Lenguaje e inteligencia.
  9. Desarrollo de la voluntad.
  10. Conclusión.
Además, encontramos el prefacio, la linea temporal de desarrollo psicomotor, una introducción, agradecimientos, bibliografía e índice.
Los primeros capítulos son interesantes, aportan datos sobre la importancia de la relación entre el hacer y el aprender, dan pautas sobre cómo organizar la habitación del recién nacido e información sobre el desarrollo de la mielinización del sistema nervioso y su relación con la filosofía Montessori en cuanto a la evolución en la complejidad de las tareas a ejecutar y las posibilidades de llevarlas a cabo por parte de los pequeños. En el sexto capítulo, sobre vida práctica, explica la organización de la cocina como primer entorno para trabajar este aspecto, incluyendo material de limpieza y para preparar comidas sencillas, así como para poner la mesa.
Una vez llegamos al séptimo es cuando, desde mi punto de vista, se pierde completamente la perspectiva de seguir al niño y pasamos a ser los adultos los que decidimos. Este capítulo se subdivide en: sueño, comida, vestido, control de esfínteres y aseo. No he llegado a leer este último apartado de aseo debido a haberme encontrado con las siguientes recomendaciones:
  • Sueño : consideran que a partir de los 2-3 meses pueden dormir toda la noche con tomas a las 22.00 y a las 6.00… Creo que nadie que entienda de lactancia y lactantes piensa que eso sea lo normal, necesario o habitual… En el siguiente párrafo continúan con un “después de las primeras semanas no es necesario precipitarse hacia el bebé al primer gemido” Este fragmento aislado resulta inocente, no tiene nada de malo, pero lo mejoran en el siguiente párrafo diciendo que una ayudante de una de las autoras, con el objetivo de espaciar las tomas, tenía monitores para ver si el bebé se volvía a dormir solo en unos 15 minutos, pero que si se quedaba despierto y hacía horas (sí, horas, “several hours” concretamente) que no había sido alimentado, “she would make certain that he had waited as long as he could manage without hard crying before eventually taking him to his mother to be fed”, traducido sería que se aseguraría de que el bebé había esperado tanto como podía sin llegar al llanto intenso antes de llevárselo a su madre para que lo alimentara… En este punto ya me parece ir contra natura directamente.
    Y siguen con perlas como que hay que mantener la puerta de la habitación del pequeño cerrada toda la noche, tanto por seguridad como para que “aprenda” a dormir en silencio y que si protestan, los padres deben decirles mientras cierran la puerta “No puedes salir. Te veré por la mañana”. Crueldad como para premio.
  • Comida : pocos conocimientos sobre lactancia materna que, si bien no es que los necesiten, que no escribieran sobre ello, porque pueden hacer más mal que bien cuando relacionan daños en los pezones con falta de leche, hablan sobre que hay que “dar el pecho regularmente cada 3 o 4 horas” empezando cada 2-3 horas pero mínimo esas dos horas que si no se indigestan y regurgitan (hay que dar pecho a demanda y regurgitan por inmadurez del esfínter), que el “completo vaciado del pecho es la señal para que produzca más leche” (cuando es la succión), dar 20 minutos cada pecho a menos que el bebé chupe muy fuerte, en cuyo caso limitar a 10-15 minutos por pecho (habría que esperar a que se soltara el bebé, no dar teta con un reloj en la mano)…
    Y ahí siguen con mitos varios viejos y rebatidos por estudios científicos que alargarían demasiado este post, así que pasamos a otra gran joya para mí es para nobel a la crueldad, si es que llegan a convocarlo, y es que consideran necesario que coman en una mesita baja con una silla accesible por eso de la independencia, pero para evitar que se levanten, colocaremos la silla contra la pared y una vez se hayan sentado los bloquearemos acercándoles la mesa. Además, si piden levantarse (o lo consiguen aún estando encajonados entre la pared y la mesa), supondremos que han terminado de comer y tendrán que esperar a la siguiente comida… Poca independencia veo yo ahí.
  • Vestido : algunas frases como que con dos años no pueden decidir si hace frío o calor para llevar algo determinado me rechinan, pero no nos pondremos exquisitos a estas alturas…
  • Control de esfínteres : empiezan comentando que la mielinización para el control de esfínteres está completa cuando el niño tiene unos doce meses y que solo les falta aprender a ejercer ese control. Unos párrafos más alante añaden que el periodo sensible para este aprendizaje es entre los 12 y los 18 meses y que si no se aprovecha será necesario un esfuerzo en su recuperación, también hablan de que serán necesarias entre 3 y 6 semanas de atención intensiva, a ser posible en casa y se recomienda que el bebé pueda ir con la menor ropa posible, a ser posible desnudo y sí comentan que hay niños a los que les cuesta más, pero para culpar a los padres “de hoy en día” de abandonar el proceso volviendo a poner pañales. Desde mi punto de vista, a nadie le gusta orinarse, no es falta de voluntad de los padres ni del niño, es falta de madurez del último y madurez no es solo mielinización neuronal y semanas de ensuciarse porque tiene unos determinados meses, madurez es estar preparado física y mentalmente para algo, de lo contrario, como todos los adultos estamos mielinizados para ello, vamos a hacer puenting, qué más da que uno tenga miedo a las alturas, según estas señoras solo hay que insistir más, que ese miedo no pinta nada ahí… ¿no?
  • Aseo : no sé si os habría pasado también pero yo, después de lo acumulado hasta aquí, ya no he continuado leyendo y me he arrepentido de haber comprado un libro que pretendía que fuera una ayuda y me está dando como miedo…
Igual unas páginas más alante dicen que todo era una broma y que hay que seguir al niño, o algo similar, pero lo veo poco probable y mi recomendación sería que si alguien quiere echarle un vistazo a este libro, que lo haga desde la curiosidad y el excepticismo y que no sea una primera aproximación a Maria Montessori, que igual leyéndola a ella también me asusto, pero hay que tener en cuenta que ella escribía a principios de 1900 y que estas guías escribieron el libro allá por el año 2000…
Espero que no se haya hecho demasiado largo el post, no recordaba yo tanto disgusto mientras leía y que no haya resultado en demasiado disgusto . Como siempre, sois bienvenidos en comentarios, likes, correos y suscripciones al blog, facebook, instagram o pinterest.
Un abrazo .

3 opiniones en “Reseña: Montessori from the start. The child at home, from Birth to Age Three”

  1. he leigo algunos libros de filosofia montessori….no a maria montessori porque me resulta insoportable de pesada su literatura. me inicie en pedagogias alternativas con montessori y quedé enamorada…pero con el tiempo y leyendo mas sobre pedagogias libres de verdad empiezo a dudar de la libertad de los niños en escuelas montessori…al leer este post incorporo un ejemplo mas de adoctrinamiento sin respeto por la libertad….a veces da miedo leer casos de madres que cuentan como sus niños no pueden hacer lo que realmente quieren en las escuelas montessori porque el material se juega de esta manera y no de otra…que hay con la improvisación?….que pasa si un niño quiere tomar un cubo de la torre rosa y hacer una casita con el? no he leido nada sobre eso en ningun lugar seguro que no estaria permitido semejante aberración en una escuel montessori…

  2. Eso me está pasando a mí también. Hace poquito leí a una mamá preocupada porque en una escuela Montessori obligaban a su hijo a jugar a futbol, cuando él prefería otras cosas porque consideraban que necesitaba más ejercicio físico… Poca libertad veo ahí
    Ya digo en el post, igual es por el cambio de época y ahora se tendría más en cuenta la improvisación

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *