8 de marzo Día Internacional de la Mujer

Aprovecho este post para hacer oficial mi intención de retomar la publicación de posts después del parón de final de embarazo – parto – postparto, que se me ha alargado más de lo que pretendía 😅 Viendo que se acercaba esta fecha y teniendo en cuenta la propuesta del carnaval de posts de Madresfera, tenía que ser hoy que retomara el blog, es el día de la que escribe, Día Internacional de la Mujer, antes era de la Mujer Trabajadora pero se eliminó lo último. Podéis leer el por qué se celebra el 8 de Marzo en este enlace.

Soy mujer y, como todas, trabajo, aunque ahora mismo no tenga un contrato y una nómina, trabajo. Trabajo porque estoy viva, porque tengo una casa, una familia con la que convivo (pareja, hijos y mascotas) y una con la que no convivo a diario (madre, suegra, hermanas/os, cuñadas/os…), tengo un blog que también lleva sus horas y esfuerzos, una profesión (fisioterapeuta) que algún día pretendo retomar, proyectos tengo a decenas… Como cualquier ser humano…
A pesar de ser un humano más, las condiciones en las que vivo no son las mismas que las de mis compañeros de especie, los hombres, pues históricamente a las mujeres les ha tocado ser consideradas menos: menos válidas, menos fuertes, menos inteligentes, menos hábiles, menosmenosmenos y de ahí surgió el feminismo. Un feminismo que también es mal entendido muchas veces por creer que propugna la supremacía de la mujer y otras muchas por considerar las decisiones de una mujer como antifeministas y no avanzaremos hasta que no nos respetemos todos como personas independientemente de ser hombre o mujer. Ahí es donde creo que fallamos todas/os y donde me indigno, y ahora que estoy en momento madre, lo que viene es lo que más me cabrea:

  • Dar pecho no es antifeminista. No te ata a un bebé caprichoso, “te atas” tú solita al decidir tener ese bebé, pero es que el padre de la criatura también “se ata” y si él no cambia su vida por el recién llegado teniendo que cargar ella con todo, eso es antifeminista. La mujer da teta, bien, pero el resto no tiene por qué hacerlo ella.
  • Cambiar el trabajo oficial por trabajar en casa y criando no es antifeminista si lo hace ella y progre si lo hace él. Frecuentemente se queda ella, sí, normal si es la que probablemente tenga peores condiciones laborales: si las mujeres suelen cobrar menos por el mismo trabajo y tenemos más contratos temporales, ¿cómo vamos a mantener una familia con un sueldo pequeño o sin saber si vas a seguir trabajando el mes que viene? ¿Cómo vamos a seguir aceptando contratos que pueden suponer cambios cada mes, cada dos meses, en sueldo y horario? ¿Cómo me incorporo yo dejando a un bebé de un mes?
  • Cambiar la obligación de estar en casa por la obligación de ir a trabajar no es liberación, es que cambiaron las prioridades a nivel estatal y así nos han educado. Liberación es poder decidir trabajar los dos miembros de una pareja o que trabaje solo uno.

  • Irse a cenar sin tu bebé no es de mala madre ni es antifeminista, es una decisión personal. Va por el último drama en redes sociales aparecido a raiz de la cantante Soraya.
  • Decir que es más seguro ir a contramarcha, que es mejor la teta, que las galletas no son buenas en la alimentación, que no hay cachetes a tiempo útiles, que los andadores y saltadores deberían evitarse… Mientras se diga una sola vez y sin insultar a nadie, no es una falta de respeto ni difamación entre madres, es compartir información valiosa.
  • Y los hombres, esos grandes desaparecidos en el feminismo, los hay que forman equipo con las mujeres, pero los hay que “apoyan” y no hacen nada. ¿Qué hacer? Dejar de considerar a la mujer como sexo femenino y empezar a considerarla persona, dejar de contar y difundir chistes machistas, no dar por supuesto que ella cría y yo cazo, las cavernas hace tiempo que pasaron. En definitiva han de hacer lo mismo que las mujeres feministas, ni más ni menos.

Ha quedado un post un poco denso, largo y quizás poco atractivo porque no hay fotos, muero un poquito de sueño, y lo he escrito  a trozos entre la tablet, el ordenador y el móvil con un niño enganchado a una teta y una niña contándome y enseñándome cosas. Sí, soy mujer que da teta, que cría 24 horas, que se encarga de llevar la casa porque la otra parte del equipo está trabajando más de 12 horas al día, lo decidimos así los dos, como pareja, como equipo, por considerar que es lo mejor para nosotros. Soy una mujer con un trabajo importante, como todas, como todos.
Y vosotras, ¿os sentís orgullosas con lo que hacéis? ¿lo habéis escogido? ¿Qieréis y podéis cambiarlo? Pues adelante, que nada os pare.
Hasta el próximo post, más ligerito y alegre. Besines!

Despedida de año y 3 libros para toda futura mamá

Ya termina un año y empieza el siguiente, la Tierra se prepara para empezar otra vuelta completa al sol, por lo que mucha gente revisa los objetivos que se planteó hace 12 meses y se siente más o menos satisfecha con ellos. Yo no soy muy de objetivos anuales, hay cosas que cambian muy rápido, decisiones que se toman durante el año que marcan y cambiarían todos esos objetivos, por lo que hacer una lista demasiado concreta no me parece útil, más bien sería fuente de frustración 😅.
Mi lista de deseos es la misma año tras año, y la misma que pienso en todas las fechas señaladas, sean fiestas oficiales tipo Navidad, o fiestas más personales como cumpleaños o aniversarios:
  1. Que el próximo año nos podamos reunir otra vez todos los presentes.
  2. Que seamos un poquito más felices.
  3. Que seamos un poquito más sabios.
  4. Que estemos sanos y con ganas de empezar una nueva vuelta al sol, una nueva estación, un nuevo mes, un nuevo día.
No sé si esta Nochevieja ya tendremos en brazos al pequeñín o si querrá cumplir las 40 semanas en mamá, o 41 como su hermana, que entonces tampoco lo tendríamos para Reyes, jeje… Lo que sí sé es que hace 365 días no entraba en nuestros planes que fuéramos a ser uno más en casa. Teníamos una niña con un año recién cumplido, que no había dormido 5 horas seguidas jamás, que hacía un mes que no iba a escuela infantil y no había pasado una semana de sus primeros pasos solita… Imaginad si han cambiado los planes y las prioridades del 31 de diciembre del 2015 a hoy.
Como el principal cambio ha sido la decisión de incorporar un nuevo humano a la familia, también han cambiado las lecturas que podía plantearme a principios del 2016 y los 3 libros que hoy os sugiero como regalo a futuras mamás son los que más me han gustado y ayudado, tanto para el embarazo, como para ganar confianza y conocimientos con vistas al parto y postparto, que aunque sea la segunda vez, siempre hay cosas nuevas que aprender y miedos que no se tenían en el primero.

Mamá come sano

Este libro, escrito por Julio Basulto, diplomado en nutrición humana y dietética por la Universidad de Barcelona, ofrece información práctica y científica, por lo tanto fiable, sobre la alimentación de la madre durante el embarazo y la lactancia y yo diría que incluso para el resto de la vida, ya que aporta mucha información que hace que te replantees ciertos hábitos alimenticios.
Desde mi punto de vista, permite tener las ideas más claras y eliminar mitos relacionados con la alimentación de la mujer en el momento del embarazo y la lactancia, pero también para mejorar, de manera sencilla y sin quebraderos de cabeza, los menús que comemos todos en casa.
Es un libro muy recomendable para evitar volvernos locas con recomendaciones contradictorias, estrafalarias, o que no cuadran con nuestro estilo de vida.

Un regalo para toda la vida

Carlos González, el autor de este libro, es padre, pediatra, fundador y presidente de la Asociación Catalana Pro Lactancia Materna y responsable de uno de los consultorios de la revista Ser Padres, además de autor de varios libros sobre crianza natural.
En casa nos conquistó con Bésame mucho, que leímos intentando saber si era normal nuestra hija menor de seis meses, demandante de atención, compañía y contacto 24 horas, tan diferente a lo que esperábamos tener comparándola con otros bebés y otras experiencias de paternidad cercanas. La respuesta fue que sí, que nuestra hija era y es normal y que igual lo que no es tan normal es lo que esperamos de nuestros hijos.
En el caso del libro que os presento hoy, se trata de una guía de lactancia materna que, igual que el de Julio Basulto, contiene información práctica y científica sobre el tema que ayuda a desterrar mitos y, además, da algunas claves importantes para una lactancia exitosa, como que hay que variar la postura del recién nacido según la orientación de los pezones de la madre, cómo facilitar el agarre espontáneo e instintivo del bebé, una técnica para ayudar a extraer la leche a bebés que les pueda costar o en momentos en que necesites acortar la toma…
Lo recomiendo si has tenido una mala experiencia previa con la lactancia, pues hace ver que lo normal para la gran mayoría de mujeres es que sea factible amamantar, o si quieres aprender más sobre lactancia, tanto para un futuro bebé, como por trabajo o por simple curiosidad.

Guía del nacimiento

Su autora es Ina May Gaskin, matrona con más de treinta años de experiencia, que dirige una casa de partos conocida como “La Granja” en Tennessee, en la que se han atendido distintos tipos de parto (presentaciones cefálica, podálica y de nalgas, desde primeros a quintos partos…) sin necesidad de intervención médica o farmacológica, sólo respetando la fisiología, los tiempos y la naturaleza humana.
Su equipo cuenta con el apoyo de un hospital cercano en caso de complicaciones que precisen atención ginecológica o pediátrica, pero esos casos son mínimos, explica en su relato.
El libro se divide en dos partes, la primera cuenta con más de 40 historias de parto explicadas por sus protagonistas y la segunda está relatada por la autora, es ligeramente más técnica, aunque amena y perfectamente comprensible, y cuenta el funcionamiento normal de un parto, varias acciones que pueden ayudar a la madre, y la importancia de mantener la comodidad y la confianza de ésta en su capacidad innata de tener un parto normal.
Llegué a este libro a través de Armando Bastida, enfermero de pediatría, pues mi primera experiencia de parto no fue como esperaba y me entraba miedo cercano al pánico al pensar en el segundo. Este libro me ha ayudado a recuperar la confianza en mi cuerpo, en el bebé y en el mismo parto.

Espero que las sugerencias puedan ayudar a alguien y que paséis un muy feliz fin de 2016 e inicio de 2017. Hasta el próximo post 😘

Árbol navideño de papel paso a paso

¡Hola por fin! Mi intención era publicar este post el lunes 19 y, si todo va bien, saldrá hoy viernes. Este desfase es porque tengo una niña a una pierna pegada desde hace semana y media que ya no se contenta con sentarse encima para pintar, dejándome solo una mano para escribir, sino que ahora no aguanta ni 5 minutos el que esté su madre en el ordenador… Igual intuye que está al caer el hermano, o sus dos años, o el solsticio, o la última canción del cantante de moda que no le gusta… a saber… Para qué buscar culpables si esto solo se pasa con tiempo y paciencia 😅 Si alguna está igual, acabo de ver esto, de Míriam Tirado, que por lo menos recuerda que no somos las únicas… Aprovechando que ha habido mala noche y la peque duerme pero a mí la panzona no me deja seguir tumbada (son las 7 de la mañana), me pongo aquí y ya veremos si esta noche dormimos o nos vamos de juerga flamenca 💃

Siguiendo con la temática navideña, os traigo un DIY de un arbolito navideño que hemos hecho para decorar la ventana. Igual lo habéis visto en un vídeo de 5 Minute Crafts que ahora no soy capaz de localizar, así que pondré el paso a paso en fotos.

Material necesario

  • Hoja de papel. La nuestra verde y tamaño A4.
  • Tijeras.
  • Pegamento para papel.
  • Material para decorar el arbolito. Nosotras hemos utilizado gomets redondos y en forma de estrella, también podría hacerse con pinturas, limpiapipas, pasta… Imaginación al poder.

Destrezas que se trabajan

  • Observación. En los más pequeños la parte de preparar el árbol previa a la decoración corresponderá al adulto, así que ellos mirarán, preguntarán, y participarán según sus posibilidades.
  • Psicomotricidad fina.
  • Fuerza prensil de los dedos.
  • Pinza.
  • Creatividad.

Elaboración

  • Necesitamos un cuadrado de papel doblado por una de sus diagonales. Nosotras partíamos de una hoja DIN-A4 (un folio normal), por lo que empezamos consiguiendo nuestro cuadrado.

  • Este paso no es imprescindible, pero a mí me gusta más saber hasta dónde cortar, por ello marqué un margen de 1,5cm en el borde más largo del triángulo, donde está doblado. Luego lo modifiqué a 0,5cm porque quedaba demasiado ancho 😄
  • A continuación, cortamos en paralelo a uno de los lados cortos y hasta el margen si lo hemos marcado, una seria de tiras de aproximadamente 1cm de ancho.

  •  Una vez cortado, desplegamos y unimos las puntas del lado izquierdo con las del derecho como se ve en las siguientes imágenes ↓

 
 
  • Para que quedara más bonito, recorté un poco la punta superior:

  • Y a continuación, momento decorativos. Hay dos árboles, uno para mí y otro para la nena, que es más sencillo que entiendan lo que esperas que hagan si te ven hacerlo primero o a su lado.

  • Y aquí nuestros arbolitos ya colgados en la ventana pero con mala iluminación, se ve mejor en la primera foto.

Si alguien se anima a repetir manualidad en estos días de fiesta que vienen, estaremos encantados de recibirlas y, si queréis, hacemos un recopilatorio de manualidades navideñas.
Por cierto, termino el post a las 12 del mediodía porque a las 7.10 ya estaba despierta y con ganas de desayunar la muchachina, ha durado poco la primera sesión del día pero el post sale ya. ¡Lo conseguí! 😊👍💪.
Os esperamos por correo, en los comentarios y en redes sociales y, por si no me dieran las horas, ¡Feliz Navidad! 😘😘😘

Galletas de mantequilla – Adviento 2016

Hoy os contamos otra de las actividades que hemos hecho del calendario de Adviento del blog De mi Casa al Mundo, las galletas de mantequilla, una actividad que además es Montessori totalmente al ser cocina y, por lo tanto, vida práctica. La autora enlaza la receta como las galletas de más fáciles del mundo, aunque yo diría más fáciles y más requetebuenas, ¡qué poco duraron!

La receta la tenéis pinchando en el enlace un poquito más arriba, yo os cuento lo que trabajan los peques al hacerla y cómo nos fue a nosotras, que por cierto, las hicimos sin vainilla, que tenemos familia con alergia y ya no entra en casa 😅.

Destrezas que se trabajan

  • Formas de medir en niños mayores: en esta receta cantidad (3 huevos) y peso (250g de harina).
  • Conteo en niños más pequeños: 3 huevos.
  • Trasvases en el momento de pesar los ingredientes.
  • Partes de un huevo: solo utilizamos la yema.
  • Fuerza de dedos, mano y muñeca con el amasado, el estirar con el rodillo y el cortar las galletas.
  • Creatividad al hacer las galletas: puedes usar moldes o cortarlas y decorarlas o no.
  • Es una introducción a la química por las transformaciones que se producen con el amasado y la cocción.

Nuestra experiencia

En otras recetas anteriores ya he comentado que a la peque le encanta pulular por la cocina y poner las manos siempre que se le deja y que no ha encontrado algo mejor que hacer, que también pasa que a veces le propongo preparar algo o ayudarme a cocinar y la respuesta es un “nooooo” rotundo.
Analizando punto por punto las destrezas que trabaja esta receta, en casa tenemos lo siguiente:

  • Solo tiene 2 añitos recién cumplidos, por lo que no entiende de medidas de peso ni de contar. El contar huevos no es realmente contar, repite los números que tú vas diciendo y más o menos sabe el orden hasta 10 pero no tiene todavía el concepto de cantidad desarrollado.
  • En los trasvases sí disfruta, los hacemos con cuchara en el momento de preparar las cantidades en cada recipiente, y directamente del recipiente pequeño al grande al mezclar los ingredientes. Siguiendo el método Montessori, lo ideal es sacar primero todos los ingredientes, hacer todas las mediciones, recoger y mezclar, recoger y cocinar.
  • Las partes del huevo tampoco las vemos mucho, se lo cuento y escucha pero nada más.
  • Mezcla con cuchara, amasa y, por primera vez, ha conseguido usar un poquito decentemente el rodillo y ha conseguido cortar y coger algunas galletas con el cortapastas.
  • Al ser tan peque hemos usado moldes y no las hemos decorado, pero ella ha sido la encargada de decidir dónde iba cada una de las galletas pequeñas en la llanta.
  • No sabiendo contar, la parte química queda en observación, que es el primer paso.
Las galletas quedaron de rechupete. La foto que encabeza el post es de las galletas ya cocidas, que nos gustan así blanquitas, pero si gustan más doradas, se les puede dar la vuelta un ratito antes de que esté cocidas, o bien pintarlas con huevo antes de hornear.

Cuando saque otro ratillo os cuento cómo hicimos nuestros árboles navideños para adornar la ventana. Espero que haya sido útil el post y os esperamos en comentarios, likes y, si nos dejáis correo electrónico, recibiréis los post sin tener que estar pendientes de las redes.
Un abrazo y casi feliz Navidad 😘

Estrellas de 6 puntas para la ventana – Adviento 2016

Como decía un post atrás, este mes será un poco navideño ya que estamos aprovechando para hacer actividades de Adviento siguiendo, dentro de nuestras posibilidades, el calendario propuesto en el blog De mi Casa al Mundo, que además incluye un sorteo 😊. Podéis verlo aquí por si alguien más se apunta a participar.

Para el día 5 proponían hacer estrellas Waldorf para la ventana y nos animamos, pero en lugar de la de 8 puntas, hemos hecho la versión de 6 puntas que propuso el año pasado porque es más sencilla y facilita la participación de la peque.
Su tutorial es genial y está enlazado en el párrafo anterior, así que solo os pongo las fotos de cómo lo hicimos nosotras con las primeras dobleces marcadas, que yo soy muy cafre con esto de la papiroflexia y me suele ir bien verlas 😅.

La participación de la muchachita ha sido la siguiente:

  • Mirar mientras yo preparaba los triángulos.
  • Encolar para unirlos.
  • Amasar la pasta para colgarlas en la venta.
Con esta participación se trabaja lo siguiente:
  • Observación y capacidad de atención.
  • Psicomotricidad fina: fuerza prensil, coordinación ojo – mano.

 Y ahora nuestras fotitos del proceso:

Material: papel de colores, tijeras, pegamento, pasta o cinta adhesiva

Cuadrados de 9x9cm, son necesarios 2 por estrella

 
 
 
 
 
 
Turno de la Peque en su primera experiencia con el pegamento
Sorpresa de su madre con lo bien que lo utiliza 😂
 
 
Y hasta aquí nuestras estrellitas. Como siempre esperamos veros por aquí o en redes sociales.
Un abrazo 😘

    Listones rojos Montessori

    Hace un par de semanas comenté que tenía este post en proceso y por fin consigo publicarlo.
    Durante este mes de diciembre intentaré sacar algún post extra con lo que vayamos haciendo relacionado con las navidades.
    Yendo al tema que nos ocupa hoy, los listones rojos son un material sensorial Montessori que se presenta sobre los 3 – 4 años (podéis ver en esta web cómo se presentaría a un niño de esa edad) y está formado por 10 listones en madera de haya que van de 10cm a 100cm que sirven para trabajar la discriminación visual de longitud y, con ella, las matemáticas (longitud y sistema decimal) y el lenguaje.
    En caso de tener un niño que todavía no está preparado para trabajar con este material, sigue siendo posible utilizarlos pero con un objetivo más relacionado con la psicomotricidad gruesa y, de manera secundaria, con el lenguaje y la discriminación visual de tamaño.

    Listones rojos caseros

    Nuestros listones rojos los hicimos hace como un año para usarlos en mi lugar de trabajo. Todavía no existía el blog ni siquiera en mente, así que no tengo fotos del proceso, pero no tiene mucho secreto.
    Los hicimos con listón de pino (más barato, aunque menos resistente que la haya) de 2x2cm de ancho y de largo, en total necesitamos 5,5m, pero si necesitamos comprar varios listones porque sean de medida inferior, hay que hacer cálculo para obtener los diez listones (100cm, 90cm, 80cm, 70cm, 60cm, 50cm, 40cm, 30cm, 20cm y 10cm).
    Una vez cortados y lijados los pintamos con pintura acrílica al agua apta para uso escolar, dejar secar y listos para usar.
    En la web de Tigriteando hay un tutorial más detallado.

     

    Propuestas de trabajo con niños mayores

    En niños preparados para hacer la gradación completa de mayor a menor y una vez hayan conseguido hacerla repetidas veces (corresponde a la primera imagen), es posible ampliar el trabajo con otras propuestas:

    En caso de niños pequeños…

    Este es el resultado tras la presentación del material a nuestra peque. Queda bastante claro que no está preparada para el trabajo estándar con los listones.

    Pero si lo presentamos de otra manera, para trabajar la psicomotricidad gruesa y el equilibrio… Hasta la muñeca termina aprendiendo a saltar listones 😄

    También hemos trabajado los tamaños comparando y viendo cuál es más grande, o pidiéndole uno más grande o más pequeño que el que se le muestra.
    Y aquí va un pequeño vídeo tras el momento despiporre: tropezó varias veces intentando andar de lado y al intentar enderezar de nuevo las dos líneas de listones la cosa fue empeorando y terminó haciendo estas carreras, nivel doctorado en psicomotricidad gruesa y pura inspiración suya. Por mi parte, respetar el material no se limita a usarlo solo para lo que ha sido creado, sino a usarlo en todas las vertientes que a uno se le puedan ocurrir sin romperlo ni romper otras cosas, así que bienvenida la imaginación para usar materiales y a seguir al niño.

    Encantada de que hayáis llegado hasta el final del post y os espero en comentarios, en redes sociales (Facebook, Instagram y Pinterest) y nos hacéis felices infinito si os suscribís para recibir los post por email. Un abrazo y hasta el próximo.

    Inspiración Montessori 23 meses

    ¡Hola familia!

    La semana pasada no hubo post, teníamos que celebrar el segundo cumpleaños de la Pequeña Duende y el Garbancito en cocción no da mucha tregua, así que hay que cuidarse, priorizar y llegar a lo que se puede.
    La inspiración Montessori de este mes son dos actividades. En las fotos no aparece mi colaboradora y artista number one porque, aunque yo la veía preparada para ello, se frustró al segundo intento y no ha querido saber nada del material nuevo, así que está retirado hasta nuevo cambio. Lo comparto por si alguno de vuestros peques está en período sensible relacionado con emparejar iguales y/o reconocimiento de colores, y porque hay que ver los errores como una oportunidad de mejorar.

    Emparejando calcetines

    Puede parecer algo simplón, o incluso aburrido cuando hacemos la colada, pero el hacer grupos de iguales precede aprendizajes matemáticos más complejos y, tras un par de emparejamientos exitosos mientras doblábamos ropa, pensé que podía interesarle esta actividad que aparece en muchos blogs y recopilaciones de actividades.

    Material

    • 3 pares de calcetines diferentes.
    • Bandeja donde presentarlos.
    • 1 recipiente para poner los calcetines en busca de pareja.

    Destrezas que se trabajan

    • Correspondencia 1-1.
    • Emparejamiento de iguales.
    • Identificación de diferencias.
    • Coordinación mano-ojo.

    Como os comentaba al principio del post, una vez hecha la demostración, no mostró interés en la actividad, así que la hemos retirado.

     

    Tornillo – tuerca

    La Pequeña Duende identificaba y nombraba el color azul, como os comenté en este otro post, y empezó a nombrar el verde y el rojo, lo que me llevó a creer que podía interesarle emparejar por colores y, como todavía no tenemos hecha la caja de color, escogí los tornillos y tuercas y así aprovechábamos para trabajar el roscar.
    Los tornillos y tuercas son de un juego que le trajo las pasadas navidades el Tió (aquí explicación de qué es eso del Tió) en el que hay tuercas y tornillos de distintos colores, tamaños y formas. Os lo enlazo por si puede solucionar algún regalo navideño. En este caso cogí las hexagonales porque son las más grandes y fáciles de coger.

    Material

    • Tuercas y tornillos de distinto color.
    • Un recipiente para las tuercas y otro para los tornillos.
    • Bandeja para presentarlos.

    Destrezas que se trabajan

    • Emparejamiento por color.
    • Psicomotricidad fina: movimiento de enroscar, pinza.
    • Trabajo coordinado izquierda – derecha.
    • Coordinación mano – ojo.
    En este caso sí intento llevar a cabo la actividad y emparejaba bien los colores, incluso los nombraba (menos el amarillo), pero todavía le cuesta enroscar y terminó enfadándose, así que otra actividad guardada para el futuro y se convierte en urgente la elaboración de otros materiales para emparejar colores, que esa parte sí le gustó.
    Como siempre me despido hasta el próximo viernes, si Garbancito de la Mancha y Pequeño Duende lo permiten, y deseando haber ayudado por lo menos a una persona de las que me hayáis leído. Tanto si os ha sido útil como si no, estaré encantada de recibir vuestros comentarios y/o sugerencias aquí debajo, por correo electrónico o en redes sociales (nos podéis encontrar en Facebook, Instagram y Pinterest).
    Un abrazo y hasta el próximo post.

    Dibujo multicolor rascando en cera

    Nuestra pequeña duende está cerca de cumplir ya dos añazos y empieza a tener mucho interés por pintar, modelar con plastilina, usar tijeras… además de que ha aumentado su capacidad de concentración y, por lo tanto, es capaz de estar en una misma actividad más tiempo. Todo ello nos ha hecho pensar que era un buen momento para empezar a llevar a cabo actividades con un objetivo más estético y con mayor planificación, así que a partir de ahora también iremos compartiendo manualidades varias. Esperamos que os gusten 😉

    Dibujo multicolor rascando cera

    Recuerdo haber hecho esta actividad en el colegio con unos 6 o 7 años. Entonces la hicimos completa los alumnos, la preparación y el dibujo posterior, pero en el caso de bebés o niños muy pequeños, mejor que sea el adulto quien hace la preparación y ellos que dibujen libremente, es menos exigente y aumenta la sorpresa al descubrir los colores.

    Materiales: 

    • Trozo de papel.
    • Ceras de colores y cera negra (de las que pringan de toda la vida, por lo menos la negra). En lugar de cera negra para cubrir, puede utilizarse tinta china, pero es más delicado el raspado que hay que hacer para no romper el papel, y con 23 meses no vamos a andar con exigencias de este tipo.
    • Objeto del que hagan buen agarre con el que rascar la cera. Nosotros utilizamos una de las herramientas que tenemos para trabajar la plastilina.

    Destrezas que se trabajan

    • Pinza/agarre objeto pre-escritura.
    • Elaboración de  trazos.
    • Investigación/asombro/imaginación…

    Elaboración

    • Cubrimos el fondo del papel con las ceras de colores, cuantos más y más mezclados, mejor.
    • Cubrimos ese fondo de colores con la cera negra. Le di dos pasadas para que cubriera mejor, una con líneas verticales y otra horizontales.
    • Como la mejor forma de aprender es mirando, hice un pequeño cuadradito para enseñarle qué pretendía que hiciera con esa hoja negra y la espátula.
    • Enseñarle al pequeño cómo aparecen los colores al rascar con la herramienta y verlos disfrutar.
    Nuestra duendecilla en el primer momento cogió el papel con el cuadrado pequeño que utilizaba yo como muestra, pero luego se lanzó con su papel grande y no paraba de decir “Ooooh, un cuc” (Ooooh, un gusano) con cada línea que hacía, incluso se animó a nombrar el color azul cada vez que le aparecía (tenemos un cuento de Pocoyo y el color azul, así que ha sido el primero que ha aprendido a nombrar como “azú”).
      

    Reseña libros animalitos Bruño

    Hace como media vida, cuando la peque tenía unos 6 meses, fuimos en familia a conocer una librería y no pudimos resistir la tentación de coger algunos libros para ella: uno de letras y animales, otro de animales en blanco y negro y dos que tuvieron un éxito que no esperábamos, una vaca y una gallina. En las siguientes navidades tuvimos que ampliar la colección con el conejo y la oveja.
    Son de la editorial Bruño y no tienen nada que ver con Montessori porque en ellos no hay fotografías sino dibujos y los animales hablan pero son taaaan adorables que tenía que escribiros sobre ellos y hacerles un poco de publicidad gratuita 😄.
    Son libros pequeñitos, fáciles de coger para un bebé menor de un año, aunque en la contraportada advierten que no se recomiendan para menores de tres años sin supervisión, y tienen la forma del animal en cuestión. Están disponibles en catalán y en castellano.
    En 12 páginas gruesas, resistentes y coloridas, cada animal se presenta por su nombre y explica, con textos muy cortitos y sencillos, cómo es su día a día. Por ejemplo, la vaca cuenta que hace muuu, come hierba para producir leche para su ternero y el granjero la ordeña para que los niños también beban leche.
    Vaca, gallina y oveja viven en una granja y son adultas mientras el conejo es una cría que vive en una madriguera con su madre. En todos, excepto en el de la oveja, salen madre y cría, por lo que me parecen adecuados para peques que todavía tienen mucho apego por mami.
    Como inconvenientes:
    • En el de la oveja la última página parece un poco forzada, en ella sale la mujer del granjero tejiendo bufandas para darle un uso a la lana pero de la ovejita ni rastro. 
    • Hay que ir con cuidado con los pequeños mordisqueadores, pues las páginas son plástico duro pero las imágenes están impresas en papel y pegadas sobre el plástico, así que con las babas y los dientes terminan comiéndose el papel si te descuidas (no sé si ve en la foto, pero nuestra vaca lleva un bocado en el lomo, jeje). Intuyo que será por eso la recomendación de supervisar a los menores de 3 años.
    • En esa época de lanzarlo todo y experimentar qué pasa si estiro de aquí, terminan por despegarse las páginas del lomo, pero nada que no pueda arreglar un poco de cinta adhesiva o pegamento.
    Una de las lesiones padecidas en esos momentos de emoción
    En conjunto, muy entretenidos para los bebés, los hemos leído hasta el agotamiento que te lleva a esconder unos días el que tienes más aborrecido, los hemos leído tanto, aún ahora con sus 23 meses y medio, que puedo recitarlos de memoria😂
    Hay en proceso de edición un post con reseña del libro El cerebro del niño, otro de manualidades que vamos haciendo en sus 23 meses, y otro más de listones rojos DIY. Ya sabéis, si no os queréis perder ninguno, suscribiros al blog, y para cualquier cosa os esperamos en comentarios o email desde aquí, o bien en Instagram, Facebook o Pinterest.
    Un abrazo y hasta la semana que viene.